Menu
A+ A A-

UGT y CCOO abogan por una política de movilidad

El lema ¡Compartir te lleva más lejos!, elegido este año para celebrar la Semana Europea de la Movilidad, anima a fomentar la movilidad compartida y a reflexionar sobre las consecuencias sociales, ambientales y económicas de la utilización del coche particular para ir al trabajo. UGT y CCOO consideran que estas cuestiones deben plasmarse lo antes posible en una Ley de Movilidad sostenible.

Con el impulso de la Comisión Europea, desde el año 2000 se viene celebrando del 16 al 22 de septiembre de cada año la Semana Europea de la Movilidad (SEM 2017), abordando distintos temas relacionados con la Movilidad Sostenible.

El tema elegido este año está centrado en la movilidad limpia, compartida e inteligente y el lema: ¡Compartir te lleva más lejos!, nos anima a fomentar soluciones de movilidad compartida y destacar los beneficios de modos de transporte más limpios, apoyándonos en las tecnologías de transporte inteligente. Para lo que establece dos objetivos ambiciosos para la movilidad urbana: eliminar gradualmente los coches diésel de las ciudades de aquí a 2050 y realizar una transición hacia una logística urbana de emisiones cero en los principales centros urbanos de aquí a 2030. En este sentido Violeta Bulc, Comisaria Europea responsable de Transporte, ha establecido cuatro áreas prioritarias: innovación, digitalización, descarbonización y ciudadanía.

La Semana Europea de la Movilidad, es una oportunidad para explicar los retos que afrontan las ciudades y los pueblos para generar un cambio en el comportamiento y caminar hacia una estrategia de transporte más sostenible. Además de iniciar un amplio abanico de actividades y ofrece una plataforma a las autoridades, organizaciones y asociaciones locales para:

 Promover sus iniciativas sobre movilidad urbana sostenible.
• Concienciar sobre el daño que las actuales tendencias en movilidad urbana provocan en el medio ambiente y en la calidad de vida.
• Establecer colaboraciones con partes interesadas locales
• Establecer sinergias de colaboración con administraciones y entidades interesadas en avanzar en esta materia.
• Participar en una campaña a nivel europeo compartiendo una meta y una identidad común con otros pueblos y ciudades.
• Destacar el compromiso local respecto a las políticas de transporte urbano sostenible.
• Lanzar propuestas sobre nuevas políticas y medidas permanentes.

Por otra parte, el lema planteado nos obliga a reflexionar sobre la utilización del coche particular en los desplazamientos al ir y volver al trabajo y sus consecuencias, sociales, ambientales y económicas. Ya que Es innegable el convencimiento que la sociedad en su conjunto tiene al considerar el calentamiento de la tierra como uno de los mayores riesgos para la humanidad y siendo, en concreto, el modo de transporte uno de los factores que más influyen en el cambio climático, por lo que es urgente fomentar y alcanzar acuerdos que den respuesta a la demanda de la sociedad.

En este sentido, la insostenible planificación urbanística que afecta a la logística del transporte, a causa del aumento de la distancia a los centros de trabajo y polígonos industriales del domicilio particular, la escasa o nula disponibilidad de transporte público obliga a disponer de vehículo propio para poder acceder a un puesto de trabajo, tarea de por sí francamente complicada si añadimos la precariedad laboral que soporta nuestro país debido a las reformas laborales.

La necesidad de acceder en vehículo propio a los centros de trabajo aumenta el riesgo de accidente in itinere como lo indican las cifras recogidas en las estadísticas del Ministerio de Empleo y Seguridad Social: Según el cual, de los 566.235 accidentes de trabajo con baja en el año 2016, 77.170 fueron por un accidente de tráfico, lo que supone un 8,3% más que en 2015. Además, 1 de cada 3 accidentes mortales en el ámbito laboral fue por siniestro vial. Las 208 víctimas suponen el 33,06% de los fallecidos por causas laborales. En concreto, durante la jornada laboral murieron 88 personas por accidente en 2016, un 22,2% más que en 2015, y 120 personas fallecieron al ir o volver de su lugar de trabajo, un 18,8% más que en 2015.

Otros de los factores a destacar en el uso del vehículo particular en el desplazamiento para ir y volver del trabajo, además de la compra del automóvil, es el incremento de los costes en dinero y tiempo para acceder al centro de trabajo. Estos costes son inasumibles, ambiental y económicamente, pero también lo son socialmente para aquellas personas que no pueden disponer de recursos para obtener el permiso de conducir, ya que se les está impidiendo optar a un puesto de trabajo.

Desde UGT y CCOO somos conscientes de que iremos más lejos con una movilidad compartida, modos de transporte más limpios y una I+D+i hacia un transporte inteligente. Consiguiendo así que en los accesos a los centros de trabajo y polígonos se implanten planes de movilidad con un transporte público adecuado y que garantice un menor número de accidentes laborales in itinere, con la consiguiente reducción en los gastos sociales por atención sanitaria y recuperación de la persona accidentada aminorando el dolor a las familias. Por ello, se requieren inversiones para la planificación, construcción y mantenimiento de unas infraestructuras que garanticen un transporte público ajustado a las necesidades de la sociedad. Cuestiones que se han de plasmar lo antes posible en una Ley de Movilidad mediante una política de movilidad integrada, como así venimos exigiendo desde nuestras organizaciones sindicales.

 

volver arriba

Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios, analizando la navegación en nuestro sitio web. Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Más información