Menu
A+ A A-

Una Sentencia del Tribunal Supremo prohíbe imponer las vacaciones a los/as trabajadores/as

La Sala de lo Social del Tribunal Supremo ha dictado, recientemente, una sentencia en la que establece que las empresas no pueden imponer a los trabajadores los periodos de disfrute de sus vacaciones si con anterioridad a dicha imposición las venían eligiendo libremente de manera reiterada, adquiriendo esta situación el carácter de "condición más beneficiosa" para el trabajador.

UGT reclamó ante los tribunales, para que la justicia declarase que la empresa Valoriza Facilities no podía "suprimir, limitar ni restringir unilateralmente" el derecho de las trabajadoras fijas discontinuas a determinar la fecha de disfrute de sus vacaciones.
El Tribunal Supremo aborda el fondo de esta cuestión analizando la regulación contemplada en el Estatuto de los Trabajadores y el Convenio Colectivo de aplicación.

El artículo 38 del Estatuto de los Trabajadores señala que "el período de vacaciones anuales retribuidas (...) será el pactado en convenio colectivo o contrato individual" y que "el período o períodos de su disfrute se fijará de común acuerdo entre el empresario y el trabajador, de conformidad con lo establecido en su caso en los convenios colectivos sobre planificación anual de las vacaciones”.

“En caso de desacuerdo entre las partes, la jurisdicción social fijará la fecha que para el disfrute corresponda y su decisión será irrecurrible. El procedimiento será sumario y preferente. El calendario de vacaciones se fijará en cada empresa. El trabajador conocerá las fechas que le correspondan dos meses antes, al menos, del comienzo del disfrute.”

En este caso la empresa había mejorado conscientemente las condiciones, permitiendo la libre elección de las vacaciones, pero de repente, la empresa decidió imponer su criterio, de ahí la reclamación de nuestra organización sindical.
Previamente, el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía estimó la reclamación de UGT y consideró que "no es una cuestión intrascendente el derecho del trabajador a ser oído y tenido en cuenta a la hora de negociar el momento de disfrute de vacaciones" y más aún si la plantilla "ha venido determinando ese momento a su conveniencia y sin restricción alguna por parte de la empresa".

El Supremo unifica doctrina y establece que la elección de las vacaciones sí puede ser un derecho adquirido de los trabajadores. Si la empresa no está de acuerdo en un momento dado con este derecho adquirido, "no puede" eliminarlo unilateralmente, sino que debe acudir a una modificación sustancial de las condiciones de trabajo.

Este procedimiento, está regulado en el artículo 41 del Estatuto de los Trabajadores y exige que "existan probadas razones económicas, técnicas, organizativas o de producción" para estos cambios. Además, es un procedimiento más garantista, ya que obliga a una consulta previa con los representantes de los trabajadores en la que se examinan "las causas motivadoras de la decisión empresarial y la posibilidad de evitar o reducir sus efectos".
Así pues, la empresa nunca te puede imponer una fecha de vacaciones según su propia voluntad, sino que tiene que seguir lo que venga estipulado en el Convenio Colectivo. Si el convenio no dice nada tampoco te las puede imponer.
En caso de imposición de la fecha de vacaciones se puede optar por la vía de la reclamación judicial, ya que es un juicio rápido, gratuito, no cabe recurso, el juez decide. Es decir, el juez es quien tiene la última palabra no el jefe.

Clica aquí y accede a la Sentencia

Modificado por última vez enJueves, 19 Marzo 2020 18:16
volver arriba

Social FeSP

   

 

Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios, analizando la navegación en nuestro sitio web. Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Más información