Menu
A+ A A-

Una nueva Comisión Europea para fortalecer el progreso y la igualdad social

La Unión General de Trabajadores (UGT) felicita al equipo que compondrá la nueva Comisión Europea (CE) propuesta por Ursula Von der Leyen, su nueva presidenta, que ha sido ratificado hoy, día 27 de noviembre, por la mayoría de los grupos políticos del Parlamento Europeo. Ha sido un proceso difícil y no exento de controversias.

UGT recuerda a la CE la urgencia en conseguir y poner en práctica de manera efectiva muchos de los temas que quedaron pendientes por parte del anterior equipo de gobierno del ejecutivo comunitario, que dejó sobre la mesa o en los que no se llegó a trabajar de manera eficiente y decidida, entre ellos:

• Profundizar en los valores fundacionales de la Unión Europea, únicos capaces de combatir el amenazante crecimiento de la extrema derecha y continuar apostando por la cooperación entre los pueblos del continente en un espacio de desarrollo que asegure la libertad, la igualdad, la solidaridad y la justicia social.
 
• Hoja de ruta sobre el desarrollo y aplicación en los tratados del Pilar Europeo de Derechos Sociales, ya que, sin actuar de manera perentoria en favor de la Europa Social, el futuro de la Unión Europea (UE) se torna más que incierto. El próximo mandato de la Comisión Europea debe tener como eje principal el desarrollo de los derechos sociales (educación de calidad, aprendizaje continuo, prevención de riesgos laborales, adecuada protección social, conciliación y vivienda digna, servicios sociales de progreso).

• Esta nueva Comisión debe ser la defensora de la Europa de las personas más vulnerables y que más olvidadas han sido con las políticas de los últimos años: jóvenes, paradas de larga duración y pensionistas. Todos y todas requieren de una estrategia que garantice no ya servicios de asistencia puramente pasiva sino, sobre todo, sus derechos sociales como son el derecho al trabajo y su autonomía vital en sus múltiples aspectos (vivienda, educación, cultura, etc.).

• Europa tiene la obligación de acoger a personas migrantes y respetar la justicia, protegiéndolos de la explotación de todo tipo, garantizando sus derechos humanos, valor esencial inmanente a la Unión Europea. Esto irá también en beneficio de nuestro envejecido continente.

• Debemos avanzar decididamente hacia una Europa de la transición justa y del desarrollo sostenible y para ello la nueva economía digital y la transición energética son realidades que deben gestionarse desde la democracia, la participación de los interlocutores sociales en todos los ámbitos y acompañándose de una política industrial que cree empleo de calidad en los territorios con mayor problemática social. Las nuevas formas de empleo deben ser abordadas desde la perspectiva de los derechos sociales.

• Los Empleos de calidad y convergencia salarial al alza son el mejor remedio contra la extrema derecha. Hacen falta ya nuevas políticas económicas progresistas y sostenibles y la reforma urgente del injusto y antisocial semestre europeo, introduciendo herramientas sociales de igual valor normativo. Las políticas de creación de empleo de calidad, así como la puesta en marcha de un instrumento europeo de obligado cumplimiento para fortalecer la negociación colectiva y la creación de un salario mínimo justo y decente, que permitan reducción de los desequilibrios salariales son un instrumento imprescindible frente a la pobreza laboral y social en Europa.

• La igualdad de trato y oportunidades es uno de los valores fundamentales de la Unión Europea. La eliminación de la brecha salarial y la violencia de género deben ser objetivos básicos de este mandato. Es imprescindible, igualmente, un compromiso radical contra aquellos que promueven el odio por cualquier tipo de motivo (orientación sexual, raza, credo, ideología, etc.).

• Europa debe tener una fiscalidad más equitativa y sus sistemas fiscales deben ser más justos y progresivos para que la distribución de la riqueza sea más igualitaria y se financien de manera más eficaz los servicios públicos y la protección social. La UE debe liderar, la lucha contra la evasión, la elusión y el fraude y los paraísos fiscales en el mundo.

Para todo esto es imprescindible ejercitar y fortalecer el diálogo social, la negociación colectiva y la participación de los trabajadores y trabajadoras, porque así se corregirán los desequilibrios generados por políticas de austeridad que han resucitado ideologías que creíamos muertas.

La defensa y promoción de los Derechos Humanos, la Agenda 2030 y los ODS, del tripartismo y la defensa acérrima de la legalidad internacional, la democracia, la participación, la libertad y la igualdad, y del Estado social y de derecho en el mundo, deben ser los ejes de acción de todas las políticas de la Unión. Europa debe seguir siendo el baluarte del progreso y de la justicia social global.

UGT seguirá trabajando en el marco de la Confederación Europea de Sindicatos para la consecución de estos objetivos, de manera que la Comisión no olvide su obligación de atender las principales preocupaciones de la ciudadanía europea: derechos, democracia, igualdad, trabajo, medioambiente, justicia y libertad.
 
Modificado por última vez enJueves, 28 Noviembre 2019 13:21
volver arriba

Social FeSP

   

 

Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios, analizando la navegación en nuestro sitio web. Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Más información